Con ustedes.... el Santos

27 de marzo de 2002

El Santos y Yo Antología del Santos Personajes...

Conocí a Jis y Trino, como la gran mayoría seguramente, en la Histerietas de la Jornada. Eso fué allá por 1989, yo estaba en la secundaria todavía.

En la casa no leíamos La Jornada, por lo que debo considera un milagro que un ejemplar de las histerietas terminara a mis manos. Mi primera histerieta me llegó por un amigo de mi mamá que me prestó unos libros y revistas sobre la matanza del 2 de octubre. Dentro de las notas, revistas y recortes hizo su aparición un suplemento dominical de monitos.

Lo empecé a leer. Confieso que me sacaron de onda las caricaturas de Ahumada o del Magú y decía para mi mismo: "saquen pa andar igual esos macizos" (yo estaba acostumbrado a los suplemetos dominicales de tiras cómicas tipo El Universal, con Tarzán, Garfield, D.C., Animalitos Locos, Peanuts, etc.).

A punto estaba de dejar de leer las histerietas cuando no se como alcancé a ver al Santos. Lo leí nada más porque por esos años en la secundaria y en todo México habia un furor por la lucha libre (es más, Televisa llegó a programarlas los domingos a las 12 de día, horario netamente futbolero. Tal era el pegue que tenían).

Interesado por EL SANTO, el enmascarado de plata, inicié la lectura de mi primera historia del Santos. Revisando las antologías de las historias del Santos(tres ya) descubro que fue la de:

"Estaba un día el Santos promoviendo la nueva marca de cerveza cuando....
- (El Cabo) ¡Santos! Hay un grupo de moneros que está usando tu nombre para hacer negocio
- (El Santos) ¡Tenemos que demandarlos!
- (El Cabo) Oye, está buena la cerveza deberías sacar tu marca de tequila

Desde entonces el Santos se volvió mi favorito. Me gustaba su humor arrabalero, que hacía uso de groserías y peladeces ("Estaba un día el Santos rascandose sus desos... Cuando") sin ofrecer disculpas ni pedir cuartel (¿O será que quedé cautivado ante el par de argumentos que esgrime la Tetona Mendoza?).

Acostumbrado yo a los tiras comicas light (garfield, animalitos locos, D.C., etc.) me quedé sorprendido ante esta nueva historieta que hablaba de tetas, culos, mota, condones, etc, etc etc. Sin cesura, llegando a los límtes del desmadre por el desmadre mismo (sin rollos existenciales ni moralejas)

Desde entonces frecuenté más al cuate de mi jefa, no por que me interesara su amistad sino porque tenía algunos números atrasados de la Jornada y las Histerietas.

No tardé en hacer usos de la mitología del santos para cotorrear con mis cuates de la secundaria .... de cajón la más buena se quedó con el mote de la Tetona Mendoza. Los apodos ya consagrados se tuvieron que cambiar: nuestro "Perro" se rebautizó como "el Aguayo"... Así tuvimos nuestro zombie de zahuayo, nuestros puercos gutierrez, nuestro Santos (que en este caso fue LA SANTOS), etc, etc, etc.

Desafortunadamente la colección del cuate de mi amá no era muy completa, así que me perdí de muchas aventuras del Santos. Fue hasta el CCH (la preparatoria) cuando descubrí las antologías del Santos: a un buen amigo un día se le ocurrió llevar el tomo UNO de El Santos contra la Tetona Mendoza

¡Como lo cuidaba!. Lo traía bien forradito con su plástico cristal, ni sus libros los tenía así. De ahí ahorré para comprarme tanto el volúmen uno como el dos.

La Gloria llegó cuando entré al Colegio de México (la institución educativa con la biblioteca en ciencias sociales más completa en América Latina). Ahí tuve acceso a pilas y más pilas del periódico La Jornada desde 1984

En esa biblioteca pasé tardes enteras en medio del periódico buscando la aventura del Santos de la semana

Desafortunadamente la relación entre Jis y Trino parecía que no andaba muy bien. Esta situación se reflejaba en la historia: de un trabajo colectivo pasaron a que cada quien creara una serie de cuadros de manera individual teniendo como resultado muchas veces historias totalmente incoherentes

Hubo también una separación entre el humor de Jis y Trino. Trino se fue hacia un humor más complaciente (vean las historias paralelas, las fábulas del rey chiquito, las crónicas marcianas o las fábulas de policías y ladrones) a las formas ya probadas mientras que Jis se fue por el lado de la experimentación tanto en el dibujo como en la estructura (vean su libro SEPA LA BOLA)

Al final la ruptura fue inevitable.... Cada quien siguió su camino, Jis por el lado de la pachequez y Trino por un humor tipo Chespirito. La tira dejó de aparecer en La Jornada. El Santos había muerto.

Pasaron algunos años sin Santos, cuando de repente renació en las páginas del Chahuistle (una revista de caricaturistas de rompe y rasga del Maestro Rius, Helguera, El Fisgón, Patricio). Y está vez el Santos venía con todo.

En la Jornada, créanlo o no, El Santos fue objeto de censura (vean la tercer antología, donde incluso se mofan de esa censura: un cerdo gutierrez se tira un pedo y otro le reclama "callate no sea que te vaya a oir Payán").

Pero en el Chahuistle y luego en el Chamuco parecía que no existía esa limitante; drogas, homosexualidad, secreciones, masturbación, etc. eran temas habituales en las historias.

Desafortunadamente a mediados del año 2000 El Chamuco dejó de publicarse, y nuevamente nos quedamos sin SANTOS.

En el año 2001 Trino pusó su página de internet en línea. Ahí se publicaron algunas historias viejas del Santos. Pero la página duró poco, ahora ya no existe. Su dirección era:

www.trino.com.mx

Para los interesados en ver más historias del Santos les recomiendo cosigan las tres antologías existentes (las dos primera publicadas por La Jornada, la última por Grijalbo); o de plano hagan lo que yo hice: Métanse a una hemeroteca a trabajar.

Actualmente (septiembre de 2003) estoy enterado que Jis y Trino publican sus cartones individuales en los periódicos MILENIO y REFORMA....

En Milenio diariamente aparecen un cartón de JIS (Otro Día). Puedes consultarlos via internet, en la sección HUMOR. La dirección es:

www.mileniodiario.com.mx

Trino ahora publica un cartón diario en el periódico REFORMA...

A ver como le va. En el año 2001 FALCON (otro caricaturista) tuvo problemas de censura en el Reforma, problemas que motivaron su salida del periódico. Los intereses económicos del Reforma pudieron más que el compromiso con la libertad de expresión.

En fin, pueden ver el trabajo de Trino diariamente en la página del Reforma:

www.reforma.com.mx

en la sección EDITORIALES / CARTONES. Desafortunadamente el Reforma solo pone en línea la edición del día. No tiene archivo histórico en línea disponible para todo público.

 

En La Jornada aparecía diariamente una tira de TRINO ("Las fábulas de policías y ladrones"). La Jornada en línea te permite consultar esos cartones, desde 1998 . La dirección de LA JORNADA es:

www.jornada.unam.mx


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2019 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
Twitter: @feesgo
El vínculo a este documento es:

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en whatsapp Rss

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Política de Privacidad