Reporte final de activades realizadas durante el servicio social

Durante la realización de mi servicio social la actividad principal que realicé fue colaborar en la creación de la página para Internet de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Mis tareas en general consistían en diseñar, elaborar y actualizar el contenido del sitio.

Mis labores eran meramente técnicas. No tenía a mi cargo la selección o redacción de la información a publicar; esta actividad estaba a cargo de las diversas dependencias de la Facultad interesadas en difundir sus labores a través de Internet. Cada una de las coordinaciones académicas (Ciencia Política, Comunicación, Relaciones Internacionales, Sociología, Administración Pública y el SUA) enviaban la información que deseaban que apareciera en la página de Internet de la Facultad.

Pero no sólo las coordinaciones académicas recurrían a nuestro grupo de trabajo. Las demás dependencias administrativas de la Facultad nos enviaban el material que ellos consideraban que era necesario difundirlo a través de Internet.

De esta manera se alimentaba al sitio de la Facultad, que contenía por ejemplo: el calendario escolar, el directorio de la planta de profesores (incluyendo su correo electrónico para facilitar la comunicación con ellos), ligas-vínculos hacia acervos de información (el catálogo electrónico de la Biblioteca de la Facultad, bases de datos en Internet, proyectos de investigación, etc.), los horarios de todas las materias impartidas en la Facultad, una breve historia de la institución, la cartelera de proyecciones del cineclub, descripciones introductorias acerca de las carreras impartidas en la Facultad así como su respectivo mapa curricular, convocatorias a cursos, calendario de diplomados, información sobre el departamento de educación continúa, oportunidades de becas y bolsa de trabajo, etc.

En resumen. Se trataba de incluir toda la información relacionada con la Facultad y sus actividades para que fuera difundida a través de Internet.

Mi labor, junto con la del resto de los miembros del proyecto, era procurar que esta información estuviera disponible para las personas que visitaran la página. De esta forma nuestro trabajo era crear y publicar las páginas que contenían la información anteriormente mencionada. Durante su elaboración, se pensaba siempre en la apariencia y funcionalidad de la página.

En lo referente a la apariencia el objetivo primordial era crear una página que fuera agradable visualmente para los visitantes. En consecuencia se seleccionaban los colores, tipos y tamaños de fuentes (letras) que resultaran más amigables a los usuarios del servicio. Se utilizaban tipos de letra que fueran de fácil lectura para cualquier persona independientemente de su edad o de las características de la computadora que usara para recuperar la información del sitio.

Con el mismo objetivo se organizaba el contenido de la página de tal manera que de forma intuitiva, sin ningún conocimiento previo, el usuario pudiera obtener la información precisa que estuviera buscando sin necesidad de "navegar" (consultar los recursos de la página) demasiado tiempo sin hallar el tema de su interés.

La organización de la información del sitio se realizaba a partir de grandes categorías temáticas divididas a su vez en sub-categorías.

En cuanto a la funcionalidad de la página el principal objetivo era que el sitio pudiera ser visto sin ningún problema en cualquier computadora. Se trataba de crear una página, si pudiera decirse, universal; universal en el sentido de que pudieran consultarse su contenido sin importar las características de la computadora del visitante, esto es del sistema operativo utilizado (Linux, Windows, MacOs, Solaris, Unix, etc.), la resolución del monitor, la habilidad del browser/explorador para manipular imágenes, los plug-ins o programas complementarios instalados en el equipo, el browser/explorador utilizado, la configuración de colores disponibles y, quizás lo más importante, la velocidad de conexión a Internet.

Tomando en cuenta estos múltiples factores se diseñaba el sitio de la Facultad con miras a que nadie estuviera impedido a consultar la información, que tanto un usuario empleando un browser/explorador de interfaz gráfica y conexión ISDN así como aquél con conexión telefónica a 28.8 kbps y un browser no gráfico pudieran obtener la información generada por la facultad.

Muchas empresas han resuelto el problema de la universalidad generando distintas versiones de sus sitios: una para usuarios de Netscape Navigator (una marca de browser-explorador), otra para el Microsoft Internet Explorer (otra marca más de browser-explorador); una para los que cuenten con determinados plug-ins (programas complementarios a los exploradores) como el Flash Player de Macromedia (aplicación que permite crear animaciones visualmente impresionantes ocupado pocos recursos de la computadora y permitiendo la interacción) o el Real Player de Real Audio (aplicación que permite escuchar en tiempo real música y ver videos); otra versión más par los exploradores con capacidad de trabajar con Java Script y así hasta el infinito...

La página de la facultad, comparada con la de otros sitios, quizás pueda ser considerada como elemental y sencilla, nada extraordinario. Pero estas características, que a primera vista parecieran ser un defecto, le conceden al sitio de la Facultad una gran ventaja: la universalidad.

Para cualquiera que haya navegado en Internet recordará lo frustrante que resulta no poder visitar una página porque le falta un plug-in (programas complementarios a los exploradores) o porque la conexión de su computadora es muy lenta (hay sitios ya, sobre todo aquellos con presentaciones de video en tiempo real, que exigen conexiones ISDN). A final de cuentas, estas personas tienen dos alternativas: obtener el plug-in, lo que implica bajarlo del mismo Internet con todas sus implicaciones (perdida de tiempo al "bajarlo", posibilidad de contraer un virus o que se creen conflictos con otras aplicaciones previamente instaladas que lleven a inhabilitar la computadora), o simplemente buscar en otro lado la misma información... cosa que generalmente sucede.

Al crear la página de la Facultad siempre se tenían en mente estos aspectos.

El crear la página involucra el conocimiento de diversos programas de cómputo. Algunos los sabía ya utilizar antes de colaborar en el proyecto mientras que otros los fui aprendiendo a medida que desarrollaba mi actividad. Básicamente para crear una página uno debe saber usar cualquier programa para la creación de imágenes, uno para crear animaciones y otro más que genere el código necesario para crear en sí las páginas. Es útil también tener nociones de sistemas operativos como Windows NT o Unix; durante el trabajo resuelve muchos problemas el saber trabajar con FTP (File Transfer Protocol). Se agradecería saber utilizar por ejemplo el Flash 4 o el Real Producer, este último expande las posibilidades para crear estaciones de radio, cuya señal es difundida a través de Internet, a un costo comparativamente realmente bajo y sumamente útil para los estudiantes de comunicación.

En cuanto a la relación entre mis labores durante la realización de mi servicio social y mi formación académica debo confesar que aparentemente resulta nula. Durante mi carrera, Licenciatura en Relaciones Internacionales, los conocimientos que obtuve fueron esencialmente de carácter histórico-social, nada técnicos. El resultado es que al final de la carrera nuestros conocimientos en este caso de cómputo nos sitúan en una posición de analfabetismo informático.

Y esta situación es muy triste, ya que la computadora en nuestros días se está convirtiendo en una herramienta imprescindible para la docencia y la investigación en cualquier área del conocimiento, desde la Bellas Artes hasta las ciencias exactas.

Los conocimientos en cómputo que me permitieron colaborar en este proyecto los adquirí por mi propia cuenta asistiendo a cursos o consultando los libros sobre la materia.

Afortunadamente para las nuevas generaciones de estudiantes de la Facultad, el nuevo plan de estudios contempla una formación básica en estos temas. La misma Universidad está interesada en la alfabetización informática de la comunidad. Mediante diversas dependencias (el Instituto de Matemáticas Aplicadas a Sistemas, la Dirección General de Cómputo Académico, la Facultad de Ingeniería, etc.) se ofrecen diversos cursos, muchos de ellos con beca total, que está abiertos a todo el público y no sólo a los especialistas del área.

La importancia de las computadoras reside en que amplían los horizontes tanto para la academia, la investigación y la difusión. Dentro del amplio espectro de utilidades de las computadoras encontramos a Internet, que nos permite comunicarnos a cualquier rincón del mundo a un precio sumamente accesible.

Por ejemplo, Internet facilita la consulta a bases de datos. Muchas veces ya no es necesaria la presencia física en las bibliotecas y centros de información de instituciones públicas y privadas, tanto nacionales como extranjeras, para consultar sus acervos. Desde la comodidad de la casa o la sala de cómputo de la universidad se pueden obtener leyes actualizadas, estadísticas, cifras, boletines, noticias libros completos (véase por ejemplo la labor digna de encomio del proyecto Gutenberg), etc.

También Internet facilita la comunicación; gracias al correo electrónico los investigadores pueden estar en contacto con colegas al otro lado del mundo por el precio de una llamada local. Las investigaciones y las opiniones pueden ser compartidas casi instantáneamente gracias a este recurso.

Estas son sólo algunas de las posibilidades que este medio ofrece, por lo que resulta fundamental saber, en una primera etapa, la utilización de las herramientas necesarias para trabajar con él y, posteriormente, ser capaces de generar contenido por cuenta propia y difundirlo.

A mi parecer, y como puede constatarse en este reporte, las actividades que realicé durante la presentación de mi servicio social si se ajustaron a los objetivos del programa inicial propuesto por la dependencia receptora.

Los principales apoyos que recibí fueron la oportunidad de perfeccionar mis conocimientos y adentrarme en áreas totalmente desconocidas para mí. Aprendí nuevas cosas y reafirmé, mediante la práctica cotidiana, el conocimiento que previamente había adquirido.

También me beneficié del acceso a Internet de forma gratuita. Pude navegar y consultar mi correo haciendo uso de los recursos de la dependencia sin verme obligado a pagar los servicios de un laboratorio de cómputo dentro de la UNAM o de algún ciber-café. De esta manera y durante mi tiempo libre tuve la oportunidad de hacer consultas a bases de datos e intercambiar correspondencia relacionada con la investigación de mi tesis.

Asimismo, se me facilitó material de consulta que me fue de gran utilidad para el desempeño de mis actividades.

Internet es un medio muy dinámico, en el cual aparecen constantemente tecnologías y procedimientos que pueden aplicarse para la creación de páginas. Al realizar mi servicio social tuve la necesidad de conocer y, en el mejor de los casos, emplear las nuevas innovaciones que aparecían en el medio. Por ejemplo, tuve por primera vez contacto con JavaScript, Perl, Java, Flash, Active Server Pages, Tcl, etc.

En algunos casos pude aprender a emplear, en otros casos tuve mis primeros acercamientos que me proporcionaron información sobre las posibilidades de cada una de estas innovaciones, de su utilidad a futuro para el desarrollo de páginas. De esta forma obtuve conocimientos adicionales útiles para mi formación y la realización de mi trabajo.

Aunque parezca increíble, la creación de páginas para Internet es un procedimiento relativamente sencillo. No se necesita de un ejército de personas para publicar una página, con un equipo bien integrado de 4 o 5 personas es más que suficiente para crear y alimentar un sitio.

En la dependencia donde realicé mi servicio pude observar que hay 4 personas trabajando permanentemente, son trabajadores de planta; el equipo se completa con 2 o 3 prestadores del servicio social.

Me atrevería a decir, en consecuencia, que hay pocas posibilidades de obtener un empleo en esta dependencia. La única oportunidad se derivaría de la natural rotación de empleados, esto es, que a uno de los empleados de planta lo transfirieran a otro departamento o que abandonara el proyecto.

Para algunas personas, la aparición del Internet es similar a la creación de la imprenta de tipos móviles de Gutemberg. Es tal su impacto que está cambiando la forma de comunicar transformando a su paso muchas estructuras y convenciones sociales.

Ante estos cambios es necesario que seamos capaces de beneficiarnos de las nuevas oportunidades que se están creando en este medio. Por principio de cuentas, para el área de las ciencias sociales, se abren nuevas posibilidades de difundir e intercambiar el conocimiento a un precio sumamente bajo y prácticamente de manera instantánea.

Las páginas web quizás en un futuro lleguen a tener una importancia similar a los folletos, revistas e incluso los libros. Los primeros pasos en esta dirección los podemos ver con la "digitalización" (conservación de información por cualquier medio informático) del material hemerográfico en las principales bibliotecas: el CD-ROM, las terminales y los discos están remplazando a las pilas de periódicos almacenados en amplias galerías.

Con una computadora podríamos tener acceso a acervos de información que sería imposible almacenar en un solo lugar de acuerdo a la forma tradicional (mediante la posesión material de libros, revistas, periódicos, videos, etc.).

Los gastos de impresión y distribución serían remplazados por el costo de tener una página en línea. Por sólo 345 pesos mensuales se pueden publicar en Internet unas 4,000 cuartillas de texto... sin límite en cuanto al número de ejemplares distribuidos ya que cada "visitante" podría imprimir, almacenar o simplemente leer el contenido.

La desventaja del medio, señalarían algunos, radicaría en su carácter "elitista", esto es, en que son sólo unos cuantos los que tienen computadora con acceso a Internet. Afortunadamente cada día hay más laboratorios de cómputo universitarios o cibercafés que facilitan el acceso de la población a Internet; más aún hay ya empresas privadas (v. gr. los periódicos El Universal y Reforma o la misma Telmex) e instituciones gubernamentales (la red de Bibliotecas Públicas, el Instituto Nacional de la Juventud, el Congreso de la Unión, etc.) que prestan computadoras con acceso a Internet sin cargo alguno para el usuario.

Un fenómeno que he percibido a lo largo de todo este tiempo es el de la escasez de contenido en español publicado en Internet. Los países y los centros de investigación hispanohablantes se han quedado rezagados en materia de producción de contenido para Internet.

Este fenómeno lo podemos ver al hacer búsquedas en cualquier portal: Altavista, Yahoo, Yupi, Starmedia, etc. Comparada con la producción en lengua inglesa, los hispanohablantes nos hemos quedado rezagados.

Considero en consecuencia necesario que las universidades y sus estudiantes se esfuercen por cerrar esa brecha mediante la producción de contenido propio. Es absurdo que existan en Internet más estudios sobre política mexicana realizados por norteamericanos o europeos que aquellos hechos por mexicanos.

Más aún, las Universidades son la principal trinchera para contrarrestar la excesiva comercialización y enajenación del medio. Internet no es sólo para poner tiendas virtuales, catálogos en línea o chats; puede y debe ser aprovechado para la difusión de las ideas y el fomento del debate.


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2014 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
@feesgo
El vínculo a este documento es:

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...