La derrota de la armada invencible española en 1588, por Sir Edward Shepherd Creasy

7 de julio de 2024

Libro electrónico gratis:<br>Homero La Odisea
Libro electrónico gratis:
Homero
La Odisea
Libro electrónico gratis:<br>Jenofonte La expedicion de los diez mil
Libro electrónico gratis:
Jenofonte
La expedicion de los diez mil
Libro electrónico gratis:<br>Pío Arias-Carvajal  Plantas que curan y plantas que matan
Libro electrónico gratis:
Pío Arias-Carvajal
Plantas que curan y plantas que matan

Fragmento del libro: Las quince batallas decisivas del mundo: de Maratón a Waterloo

En el año 1588 el rey Felipe II de España era el soberano más poderoso del mundo.

Felipe II gobernaba España, Portugal, todo América Latina incluyendo Brasil, las islas del Mar Caribe, las Filipinas, parte de las islas Molucas, Nápoles, Sicilia, el ducado de Milán, el Condado Franco, los Países Bajos, Túnez, Orán, Cabo Verde y las Islas Canarias.

Apenas en el año 1571 Felipe II había derrotado al invencible Imperio Turco en la batalla de Lepanto.

En la cúspide de su poder Felipe II, con el apoyo del Papa, decidió atacar a Inglaterra para derrocar a la reina Isabel I, una reina protestante. Felipe II quería atacar Inglaterra por múltiples razones: Inglaterra apoyaba a los Países Bajos en su guerra de Independencia contra España; Inglaterra solapaba a piratas que saqueaban puertos, barcos y ciudades en las colonias españolas; Inglaterra tenía una reina protestante; en Inglaterra habían ejecutado a una candidata católica al trono inglés; los habitantes de Inglaterra habían renunciado al catolicismo, etc.

En el año 1588 Felipe II envío 55,000 soldados y marinos y 137 barcos para conquistar a Inglaterra. A la expedición se le llamó la Armada Invencible...

Mientras tanto en Calais Alejandro Farnesio, el Príncipe de Parma, y sus tropas esperaban la oportunidad para invadir Inglaterra.

Los consejeros de la reina Isabel I sugirieron combatir en altamar a los españoles y evitar que desembarcaran. Los ingleses tenían la ventaja de que sus barcos eran más rápidos y maniobrables que los barcos españoles.

La Armada Invencible partió rumbo a Inglaterra, pero una tormenta evitó que llegara a su destino. Algunos consejeros de la reina Isabel I sugirieron que la invasión se postergaría un año más... La reina Isabel I incluso le pidió a Lord Howard de Effingham desmantelar la flota que se había preparado para enfrentarse a la Armada Española.

Lord Howard de Effingham no obedeció la orden de su reina... Y tuvo razón. Al poco tiempo la Armada Invencible se presentó en el canal de la Mancha para continuar con su objetivo de conquistar Inglaterra.

A pesar de su poderío la Armada Invencible fue derrotada en el canal de la Mancha e intentó huir rodeando por el norte de la isla de la Gran Bretaña. Algunos barcos españoles quisieron buscar refugio en los reinos católicos de Irlanda y Escocia, pero ahí tampoco fueron bien recibidos. Por el contrario algunos fueron capturados y ejecutados.

Sir Francis Drake reportaría sardónicamente que los españoles y la Armada Invencible no fueron siquiera capaces de destruir un gallinero en suelo inglés...


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2024 Alain García
albegago@hotmail.com
Twitter: Youtube @feesgo
YouTube Youtube
El vínculo a este documento es:

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en whatsapp Rss

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Política de Privacidad