El militarismo en México, por Francisco I. Madero.

16 de diciembre de 2023

Libro electrónico gratis:<br>Immanuel Kant  lo bello y lo sublime
Libro electrónico gratis:
Immanuel Kant
lo bello y lo sublime
Libro electrónico gratis:<br>Stendhal Rojo y Negro
Libro electrónico gratis:
Stendhal
Rojo y Negro
Libro electrónico gratis:<br>Eduardo Saavedra Estudio sobre la invasión de los árabes en España
Libro electrónico gratis:
Eduardo Saavedra
Estudio sobre la invasión de los árabes en España

Francisco I. Madero al hablar de militarismo se refiere "exclusivamente a los militares insubordinados, sin conciencia, que han abrazado la noble carrera de las armas, no con el fin levantado de defender a su patria, sino con el de llegar a dominarla para satisfacer pasiones ruines y su insaciable ambición".

En su libro La sucesión presidencial de 1910, Francisco I. Madero hace un recuento del militarismo en la historia de México desde la época de la Colonia hasta los años previos a la Revolución Mexicana.

Para Francisco I. Madero el militarismo ha sido un enemigo de la democracia a lo largo de la historia de la humanidad.

Ahora en el año 2023 con militares controlando en México aduanas, aeropuertos, ferrocarriles, programas de vacunación, la seguridad pública, bancos, la construcción de obras de infraestructura pública, etc. la amenaza del militarismo se cierne nuevamente sobre nuesta aún débil democracia.

En el año 1908 Porfirio Díaz había gobernado México ya por 29 años. Ese año Porfirio Díaz se entrevistó con el periodista James Creelman. Creelman le hizo una observación sobre el largo periodo que había gobernado México ante las próximas elecciones de 1910, a lo que Díaz respondió:

"Daré la bienvenida a un partido de oposición. Si aparece lo veré como una bendición y no como un mal, y si puede desarrollar poder, no para explotar sino para gobernar, estaré a su lado.(...) He esperado pacientemente porque llegue el día en que el pueblo de la República Mexicana esté preparado para escoger y cambiar sus gobernantes en cada elección, sin peligro de revoluciones armadas, sin lesionar el crédito nacional y sin interferir con el progreso del país. Creo que, finalmente, ese día ha llegado."

La entrevista se publicó en EE.UU. en inglés y meses después comenzaron a llegar a México versiones en español. Los grupos opositores a Porfirio Díaz le tomaron la palabra y comenzaron a organizarse.

Francisco I. Madero fundó el Partido Nacional Antirreleccionista y comenzó a hacer campaña en todo el país convocando a multitudes. Francisco I. Madero también publicó su libro: La sucesión presidencial de 1910.

Porfirio Díaz cambió de parecer y decidió aplastar a Francisco I. Madero y su movimiento.

El 6 de junio de 1910 Francisco I. Madero y sus seguidores fueron encarcelados. El 26 de junio y el 10 de julio de 1910 fueron las elecciones y las ganó nuevamente Porfirio Díaz.

El 7 de octubre de 1910, temiendo por su vida, Francisco I. Madero escapó de prisión y se dirigió rumbo a EE.UU. En San Antonio, Texas, proclamó el Plan de San Luis Potosí en el que convocaba al pueblo de México a tomar las armas el 20 de noviembre de 1910 para derrocar al usurpador Porfirio Díaz.

El 20 noviembre de 1910 obreros, campesinos, estudiantes, periodistas, intelectuales, empresarios, artesanos, indígenas, etc. tomaron las armas hartos de una dictadura que ya había durado más de 30 años. El objetivo inicial de la Revolución Mexicana era derrocar al dictador Porfirio Díaz.

A lo largo del país los seguidores de Francisco I. Madero hicieron eco a su palabra y comenzaron a organizarse para derrocar al usurpador Porfirio Díaz. Poco a poco se fueron armando ejércitos capaces de enfrentar al Ejército Federal.

El 10 de mayo de 1911 el ejército comandado por Francisco I. Madero , Pascual Orozco y Francisco Villa tomó Ciudad Juárez y obligó al gobierno de Porfirio Díaz a negociar. El 21 de mayo de 1911 se firmaron los tratados de Ciudad Juárez donde Porfirio Díaz renunció a la presidencia de México. El 31 de mayo de 1911 Porfirio Díaz abandonó el país.

El 7 de junio de 1911 Francisco I. Madero y su ejército entraron triunfantes a la Ciudad de México. El 1 de octubre y 15 de octubre de 1911 se realizaron elecciones extraordinarias y finalmente Francisco I. Madero fue elegido presidente.

El 6 de noviembre de 1911 Francisco I. Madero tomó posesión como presidente de México.

Pero militares afines a Porfirio Díaz como Félix Díaz, Bernardo Reyes, Manuel Mondragón y Victoriano Huerta, con el apoyo de la embajada de EE.UU., conspiraron para fraguar un golpe de estado y derrocar a Francisco I. Madero

El golpe de estado fue exitoso y Francisco I. Madero fue asesinado el 22 de febrero de 1912. Victoriano Huerta fue nombrado presidente de México y nuevamente canceló las libertades y derechos democráticos que cualquier ciudadano tiene.

El asesinato de Francisco I. Madero fue una afrenta para los obreros, campesinos, estudiantes, periodistas, intelectuales, empresarios, artesanos, indígenas, etc. que habían luchado en la Revolución Mexicana para derrocar a Porfirio Díaz y restablecer las libertades y derechos democráticos que cualquier ciudadano tiene.

Y nuevamente los obreros, campesinos, estudiantes, periodistas, intelectuales, empresarios, artesanos, etc. tomaron las armas para ahora derrocar a otro dictador: Victoriano Huerta.

La nueva rebelión fue exitosa. Y Victoriano Huerta tuvo que huir del país en julio de 1914. Tras la victoria, los revolucionarios triunfantes se dividieron y comenzó una nueva fase en la guerra civil que enfrentó a los seguidores de Francisco Villa y Emiliano Zapata contra los seguidores de Venustiano Carranza.


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2024 Alain García
albegago@hotmail.com
Twitter: Youtube @feesgo
YouTube Youtube
El vínculo a este documento es:

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en whatsapp Rss

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Política de Privacidad