Sobreviviendo a los table dance

11 de febrero de 2004

Los table dance pueden ser lugares para pasar un buen rato, pero también a veces logran convertirse en nuestra peor pesadilla. He aquí una breve guía de supervivencia.

Todos los hombres dicen que no van a los table... pero irremediablemente los fines de semana estos sitios están llenos. Y seguramente son un buen negocio, pues se multiplican sin parar. Si los hombres dicen que no van a los table.... ¿serán marcianos los que los frecuentan?

La oferta de entretenimiento de los table dance consiste en ver a bellas damiselas desnudarse mientras el cliente disfruta de su bebida favorita. Son como los bares de corte deportivo (donde se va a disfrutar un partido) o aquellos a donde se asiste a escuchar música en vivo. Lo único que cambia es la variedad.

Los table son herencia de los teatros frívolos del siglo pasado, los cabarets, y los clubs de strip tease, lugares donde se podía también admirar a mujeres desnudas o semi-desnudas bailando.

La innovación de los table dance con respecto a estos centros de entretenimiento, radica en la oportunidad que tiene el cliente para "convivir" con las chicas.

No sé cuando aparecieron los tables en Mexico, ni donde aparecieron. Lo que si me queda claro es que se están imponiendo como los centros de esparcimiento para adultos. En provincia las antiguas cantinas y salones de baile poco a poco se van modernizando para convertirse en table dances. Hasta las casas de citas ya están poniendo sus pasarelas con todo y tubo...

No todos los tables ofrecen el mismo espectáculo ni los mismos servicios.

Por lo general en todos el espectáculo gira en ver bailar a una chica mientras se desnuda.

Ahi empiezan las diferencias. En algunos sitios el desnudo es total, mientras que en otros las chicas conservan pudorosamente su tanga. Los sitios en lo que no hay desnudos totales se conocen como BAR TOP-LESS o TITTIS BAR.

Hay unos sitios aún más pudorosos, donde las chicas quedan en bikini o de plano la variedad consiste en insinuar el desnudo de la chica haciendo uso de las camisetas mojadas.

En todos los table está presente el famoso tubo. El tubo es un poste de acero en medio de la pista, es una representación fálica. El tubo lo pueden utilizar las bailarinas para simplemente sostenerse mientras se despojan de su ropa o también para mostrarnos sus habilidades de contorsionistas y acróbatas.

Algunas chicas enriquecen su número con impresionantes danzas, vestuario que despierta las fantasías de los hombres o variedades adicionales como invitar a alguien de público para tener sexo en vivo o simplemente mostrando el control que tienen sobre sus músculos vaginales para fumar un cigarro, por ejemplo.

El sexo en vivo en los table dance es un espectáculo adicional. Por supuesto no todos lo ofrecen y por lo general no se hace alarde de ello.

En algunos establecimientos el show continúa todavía después de que la chica termina de bailar y se baja de la pasarela. Y es que a veces está permitido que un valiente pueda untarle jabón y bañarla en la regadera frente a todo el respetable.

La innovación de los table dance con respecto a otros centros de entretenimiento para adultos radica en la oportunidad que tiene el cliente para "convivir" con las chicas.

El cliente puede invitar a las damiselas a sentarse en su mesa, para acompañarlo tomando una copa y platicar.... (por lo general la bebida de la dama cuesta 5 veces más, no vayan a pensar que la chela de la chica vale los mismos 30 pesos que le cuesta al cliente....)

Hay incluso algunos tables que conservan la influencia de los antiguas cabarets y salones de baile con ficheras. Aquí el cliente le paga a la dama para bailar, como Dios manda, una canción.

Las cosas pueden quedarse ahí: bailar y tomar la copa con la dama... Nada novedoso, nada del otro mundo.

Lo revolucionario de los table, con respecto a los teatros frívolos, a los cabarets y los stiptease, es la posibilidad de contratar un baile particular.... la posibilidad de que la chica se desnude y baile en las piernas del cliente.

Aquí la terminología provoca confusiones.

Todos los lugares ofrecen lo mismo: un table, una bailada... pero de establecimiento a establecimiento el servicio varia.

Por ejemplo, en algunos lugares la chava se sube a la mesa del cliente y hace su numerito, baila y se desnuda. A esto sería etimológicamente correcto llamarlo TABLE DANCE, DANZA EN LA MESA.

En alguno lugares el cliente puede meter mano: está permitido acariciar e incluso besar a la chica...

En otros el contacto físico no está permitido y si el cliente se toma alguna libertad la chica puede defenderse soltando manazos, patadas y cachetadas o de plano se aleja indignada a mitad del servicio. Ya cuando la situación es mas seria, puede llegar la gente de seguridad para bajarle la calentura al cliente a punta de golpes.

Nunca he conocido lugar donde los pellizcos o golpes, nalgadas incluidas, se permitan... eso está prohibidisimo en todos lados (¡mallugan la mercancía muchachos!).

Y son pocos los lugares donde la introducción de dedos en los orificios de la dama se permitan.

Otro tipo de baile es aquel a que los gringos llaman LAPDANCE. En este caso la chava baila y se desnuda sobre las piernas del cliente, sobre su regazo.

La ventaja de este tipo de servicio es obvia: la chica restrega todo su cuerpo en el cliente... aunque lo hace en frente de todos los comensales y en la incomodidad de las sillitas y mesitas.

Al igual que con el table dance, en algunos lugares el contacto físico (besos y caricias, nunca pellizcos ni nalgadas) está permitido. En otros, la osadía del cliente usualmente se paga con puños.

Existe otro servicio, que nebulosamente se llama PASAR AL PRIVADO, o el PRIVADITO. No existe una convención generalmente aceptada sobre lo que significa pasar al privado.

En algunos lados pasar al privado consiste en un LAPDANCE alejado de las miradas curiosas de los comensales y compañeros de mesa del cliente.

La chica y el cliente se van a un cuarto escondido donde se repite el numerito del LAPDANCE: la damisela baila sobre las piernas del cliente y se desnuda.

La ventaja del PRIVADO es la "intimidad", el no enfrentar la pena de acariciar a la chica frente las miradas burlonas o deseosas de los compañeros de mesa o demás comensales. El privadito es la solución para aquellos a quienes nunca les ha gustado el exhibicionismo....

Pero el privado no es tan privado... por lo general siempre hay un empleado de seguridad vigilando, para evitar que en la "intimidad" el cliente quiera pasarse de listo, se quiera exceder.

Además muchos privados son comunales.... en un solo cuarto todas las chicas atienden a su cliente. Así mientras el cliente está en lo suyo, y tiene gusto por el vouyerismo, puede girar su cabeza a la izquierda para ver a otra pareja, a la derecha para ver a la guera que no se animó a contratar y hacia arriba para ver al empleado de seguridad con una mirada retadora que dice: "por favor, pásate de lanza... quiero probar mi nuevo tolete en tu cabeza"

Hay otro tipo de servicios que se denomina igualmente con el poco claro término de "pasar al privado". Aquí ya hablamos de servicios especiales, de intercambio sexual.

En algunos sitios pasar al privado implica tener relaciones sexuales con la chica. En estos casos el cliente puede optar por que le practiquen nada más sexo oral o de plano que vaya por el servicio completo.

Los viejos lobos de mar dicen que con dinero baila el perro, que con dinero todo se puede conseguir... que no hay lugar donde no se pueda obtener este tipo de servicios, siempre y cuanto se tenga el dinero suficiente para pagarlo.

Hay algunos lugares donde se ofrece abiertamente el intercambio sexual. Los meseros llegan con:

- "¿no le interesa pasar a un privadito con la señorita?"

El sentido común ordena preguntarle al mesero en que consiste exactamente el privadito... si se trata de un lap dance o de sexo.

Los precios no son un buen referente para distinguir de que se trata el servicio, hay sitios donde un lapdance cuesta 600 pesos y otros donde el servicio completo, condón incluido, sale en 200 o 300 pesos. Siempre es conveniente preguntar de que se trata el privadito para evitar malos entendidos y golpizas.

Por lo general contratar servicios sexuales en un table dance resulta más costoso que hacerlo en una casa de citas y también mucho más incomodo: las instalaciones no se diseñaron para ello y consecuentemente no hay regadera para que el cliente se asee, tampoco hay toallas, los cuartos estan mal iluminados, a veces ni cama hay, etc.

Pero la calentura es mala consejera. En estos casos los viejos lobos de mar recomiendan contactar a la dama, invitarle una copa, y plantearle directamente la posibilidad de verse por fuera, de verse en otro lado que no sea el table. Algunas accederán.

La ventaja de ver por fuera a las chicas es que el precio del servicio disminuye considerablemente, pues no hay que darle a la "casa". Y así los 1,500 de un servicio se pueden convertir en 1,000 . Adicionalmemte el encuentro puede ser en un lugar mucho más agradable como un cuarto de hotel.

El encuentro puede programarse para cuando la chica salga, para cuando termine de trabajar. Las desventajas de citarla al fin de su jornada de trabajo es que la teibolera (chica cuya profesión es bailar en table dances) irremediablemente estará cansada, fastidiada o de plano muy pasada de copas. Los viejos lobos de mar recomiendan programar la cita para el día siguiente, antes de que se presente a su centro de trabajo.

No todas las chicas acceden a la primera.... pero citando a los viejos lobos de mar: "con dinero baila el perro".

Otras de plano jamas aceptarán a la primera pues afirman que "son bailarinas y no putas..." En estos casos para doblegar su voluntad, para convencerla, muchas veces funciona invitarlas a salir, invitarlas para comer o ir al cine.

El presupuesto para ir a un table varía de lugar a lugar.

El algunos lugares hay que pagar cover, admisión. En algunos sitios el cover da derecho a una copa, en otros más generosos hasta un LAPDANCE gratis incluye.

También existe algo que se llama CONSUMO MINIMO, que indica lo menos que el cliente puede gastar en bebidas dentro del lugar. Si un incauto lleva 20 pesos para su chela y no se enteró que el consumo mínimo era de 400 pesos.... seguro se armará la gorda.

Otro cargo adicional es el DERECHO DE PASARELA. En algunos lugares, hay que pagar un dinero adicional por tener el derecho de sentarse en la pasarela, donde las chavas hacen su show; o de plano hay que pagar para que no manden al cliente al cuarto donde guardan las escobas, los trapeadores y los recogedores.

Al llegar a un table, siempre es recomendable hacer las siguientes preguntas:
¿hay cover?, ¿hay consumo mínimo?, ¿hay derecho de pasarela? ¿cuánto vale la chela? para realizar un estimado de lo que se va a gastar.

Los precios dentro de un table varian. Hay lugares donde la chela vale 75 pesos mas iva, más 15% de propina... total: 100 pesos por una chela. En otros, más democráticos, la chela vale 10 pesos. Resulta obvio que la bebida no la dan al precio del camión...

No hay tampoco tarifas preestablecidas para las bailadas o cualquier otro servicio. Un lapdance puede costar 50 pesos o de plano 600 pesos... el precio depende más del lugar que de las características físicas de la damisela.

Por ejemplo, el lapdance con una teibolera del Solid Gold de la ciudad de Mexico cuesta mas o menos 600 pesos... una chica con características similares hace el mismo servicio por 200 en el Tabares de Acapulco. Bendito Tabares... (inserción publicitaria no pagada)

Incluso en algunos tables del tipo rompe y rasga, a cambio de una chela el cliente puede fajar con la chica.... las ficheras del siglo XXI.

Muchos tables viven de esquilmar descaradamente a los clientes: no conformes con los altos precios de las bebidas y la carne, ponen con letras chiquitas en la carta que los precios son mas I.V.A. y mas 15% de propina.... además de que es obligatorio darle propina al de la puerta, al del guardarropa, al de los baños, al hostess, al barman... etc.

Por regla general, en provincia todo es más barato: las chelas, los bailes, el cover, etc.

En la Ciudad de México la ofensiva puritana contra los table dance lo único que provocó fue el encarecimiento de los precios y que todos estos establecimientos migraran a los alrededores de la ciudad, a zonas como Ecatepec, Cuautla, Nezahualcoyotl, etc. Los pocos que quedaron en la ciudad son caros: algunos de rompe y rasga osan cobra a 65 pesos la chela.... ¡ni en el Tabares de Acapulco!

Seguro los precios altos se deben a las mordidas, a los sobornos, que sus propietarios deben pagar para poder seguir operando.

En los destinos turísticos como Acapulco, Puerto Vallarta, Veracruz, Mazatlán, Zihuatanejo o Cancún durante la temporada baja hay promociones fantásticas como bailes y chelas al 2 x 1, el cover a mitad de precio, o de plano gratis.

Por ejemplo, en temporada baja puedes entrar en Acapulco al Tabares, al Chicas, al Foxys y al Tabares Papa Gallo a cambio de 80 democráticos pesos... copa de cortesía incluida en todos. Bendito Tabares... (inserción publicitaria no pagada)

En algunos sitios el cliente tiene el derecho de hechar una ojeada al interior del lugar sin compromiso, sin tener que pagar nada. En otros establecimientos, el prestigio del lugar basta para darse una idea de lo que hay adentro, por lo que no hay oportunidad de ver como está el ambiente..

Lo peor que le puede pasar a un cliente en un table es no tener para pagar su consumo...

En muchos establecimientos solo aceptan efectivo, en otros no es recomendable pagar con tarjeta de credito pues los encargados pueden clonarla.

Al no tener dinero para pagar surgen las alternativas: "¿traes tarjeta de credito?" o "¿puedes sacar dinero del cajero?" o de plano empieza el reparto de tus bienes: "chamarra de piel, 200 pesos.... celular con cámara digital: 200 pesos..... reloj de oro, 150 pesos (por que da la hora mal... va atrasado 3 minutos)....etc.".

Yo he tenido la experiencia de ver como golpean a clientes por no traer para la cuenta... los golpes eso si son profesionales: en áreas donde no dejen rastro.

También he atestiguado como un amigo promete: "voy al cajero a sacar dinero, ahorita regreso..." Y jamás vuelve, dejando a su compañero en un terrible predicamento.

Lo mejor es llevar el dinero suficiente o de plano no pasar. Pero bien dice el dicho: "los borrachos son temerarios"... así que es común que mucha gente siga la parranda en un table a pesar de que su cartera está casi vacía.

Hay algunos lugares donde fichan a los malos clientes: a los que no traen para pagar, a los que se pasan de lanza con las chavas o simplemente son molestos para el resto de la clientela.

Para ficharlos les toman una foto que terminará en el muro de la ignominia. El muro de la ignominia es una pared en la entrada donde aparecen los rostros de todos aquellos que no son bienvenidos.

Un mito muy extendido señala que los table dance son solo para hombres... nada más falso. Mujeres también pueden entrar. Así es común ver a chavas open mind acompañando a sus novios o amigos en una noche de ronda.

Y si, si llevas dinero suficiente y respetas las reglas de la casa la visita a un table puede proporcionar bellos recuerdos que platicar a los nietos durante la vejez.

Sitios de interés:

El Tabares de Acapulco

La calle de Sullivan

El callejón de Manzanares

Los masajes del aviso oportuno

La Merced

El Teatro Colonial

Conasida (Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA )

Manual de uso correcto del condón

Más información sobre enfermedades de transmisión sexual


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2014 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
@feesgo
El vínculo a este documento es:

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...