El Tabares de Acapulco.

6 de junio de 2004

En sus libros "Sitios de Rompe y Rasga de la Ciudad de México" y "Lugares de Gozo Retozo y Desahogo en la Ciudad de México", Armando Jiménez nos presenta reseñas de lugares como salones de baile, cantinas, hoteles de paso, congales, cárceles, bares, casas de citas, pulquerías, etc.

Desdichadamente la mayor parte de los sitios que menciona ya están cerrados desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, cuenta las hazañas y habilidades de la MATILDONA, famosa meretriz entrada en carnes. Pero esa señora, citando a Jiménez, ya se fue a ver crecer las zanahorias por abajo desde hace muchos años.

Otro lugar citado por Jiménez, la calle del Organo, sitio de encuentro con meretrices, no aparece siquiera ya en los mapas. De los lugares reseñados por Armando Jiménez son solo unos cuantos los que aún permanecen abiertos.

Los libros de Armando Jiménez son una excelente fuente de historias y anécdotas, pero no sirven de guía para los noctámbulos y los libertinos contemporáneos.

Es necesario actualizar la información. Inspirado por estos libros de Armando Jiménez, les presentó mi aportación a la serie con información actualizada.

Acapulco tiene bellos lugares que todo turista debe visitar, por ejemplo: la Quebrada, Puerto Marqués, Barra Vieja y el Tabares.

El Tabares es el table dance más famoso de Acapulco. Yo recuerdo que en mis tiempos mozos, allá por 1994, ya era muy popular y conocido. En 1995, cuando recién había cumplido la edad legal para poder entrar, quise ir a conocerlo, pero para mi mala fortuna estaba clausurado en medio de un escándalo de acopio de armas en apoyo al EZLN.

Tiempo después (ya reinagurado y yo ya con la edad legal para entrar sin problemas) volví a "visitarlo". Pero la primera vez que según yo había entrado al Tabares, en realidad había visitado a su hermano el Chicas. Me di cuenta de mi error comparando notas con algún amigo.

Y es que resulta muy fácil confundir el Chicas con el Tabares: los dos están en la misma calle (casi pegados puerta con puerta), los dos ofrecen una estupenda atención, en los dos hay damas espléndidas....

Comencé a sospechar que no conocía el Tabares al comparar notas con un amigo. Me dí cuenta que hablábamos de diferentes lugares cuando mi amigo comentaba de los meseros en patines del Tabares ("¿meseros en patines? ¿De qué está hablando? Seguro fue una alucinación etílica. Si, los meseros te llevan tu chela rapidísimo... pero eso no quiere decir que tengan patines..."); de los sillones en forma de mano donde las chicas se sientan majestuosamente para tener a sus pies a todos los comensales.... del enanito que funge como hostesss... de la iluminación con luces de neón... de los meseros disfrazados (policía, monje, obrero de la construcción, doctor).... Era obvio que yo no conocía el Tabares. Ese error lo remedié a la primera oportunidad que tuve.

El Tabares como comentaba al principio es muy famoso y consecuentemente es muy difícil entrar en temporada alta, en tiempos de vacaciones...

Y es difícil entrar no por que los de la puerta sean unos mamonzazos (unos pesados, unos engreídos) que si te ven llegar en bermudas no entras... o que si no llevas dólares no entras... o que si no llegas con 4,000 pesos en la bolsa para gastar no entras... o que si no arribas en un Audi TT convertible no entras...

No, la cosa no va por ahí. Si algo hay que reconocerle al Tabares es su espíritu democrático: "todo aquel que tenga para pagar el cover puede entrar... sin importar raza, credo, condición social, nacionalidad, el auto que traiga... " ¡Bendito Tabares! (tomen nota, todos aquellos antros que pretenden fundar su prestigio a partir de excluir a la gente)

Al Tabares es difícil entrar por que el lugar está siempre está a reventar... Simplemente la gente no entra porque ya no hay lugares donde sentarla... (a veces hay que compartir mesa con un completo desconocido todo por tener el privilegio de visitar al lugar). Y es que realmente pareciera ser válida aquella frase de quien no conoce el Tabares no conoce Acapulco.

En enero de 2004 el cover del Tabares era de 85 pesos. En la Costera Miguel Alemán hay tarjeteros, güigüis, que ofrecen entradas para el Tabares a mitad de precio o "promociones especiales"... Por lo general estas ofertas son un engaño, no se recomienda adquirirlas. Lo mejor es pagar la entrada, el cover, en la caja del establecimiento.

En enero de 2004 la cerveza, la bebida más barata, costaba 65 pesos. Ya con I.V.A. y propina del mesero incluida.

Todo es muy derecho: el precio que viene en la carta es el precio que aparece al final en la cuenta... sin cargos adicionales, sin el 15 adicional del I.V.A., sin el 20% de propina o sin los 50 pesos por comisión de aniversario o cualquier otra mafufada.

Por regla general la iluminación en los tables dances es escasa, un truco barato para esconder las imperfecciones de las damiselas (estrías, flacidez, cicatrices, etc.).

El Tabares es la excepción. La iluminación en este lugar no es de centro comercial pero si permite ver con claridad a las chicas. Y es que el Tabares no tiene que recurrir al truco de la semi-oscuridad para ocultar las imperfecciones de las chicas.

El Tabares debe su fama a la belleza y a los cuerpos espléndidos de las mujeres que ahí laboran. No es extraño ver rostros hermosos, cuerpos bien proporcionados moldeados por el ejercicio y la dieta....

En el Tabares hay de todo, para todos los gustos: mujeres exuberantes, mujeres atléticas, mujeres menuditas... mujeres rubias, mujeres morenas, pelirrojas... de piel blanca, de piel negra, de piel tostada por el sol...

El Tabares no es como otros lugares donde dos o tres chicas bellas comparten pista con 15 damiselas no tan espectaculares, donde el espectáculo recae en dos o tres bellezas... No, en el Tabares las 20 o 30 chicas que trabajan se distinguen todas por su bello rostro o por su espectacular cuerpo. Uno se desconcierta al no saber para donde voltear... los casos de tortícolis son comunes.

Adicionalmente en el Tabares hay tantas chicas, que toda la noche no sería suficiente para verlas desfilar. Consecuentemente se presentan de 3 en 3... 3 damiselas bailan al mismo tiempo en la pasarela... Waw, si esto no es el cielo, seguro se le parece.

El espectáculo es continuo, bajan 3 chicas e inmediatamente suben a la pasarela otras 3.... salvo que la pasarela se ensucie por que a una de las teiboleras se le ocurrió bañarse con la cerveza de un cliente...

No es como en otros lugares donde baila una chica, ponen canciones media hora y luego vuelve a subir otra damisela.

Una bonita tradición del Tabares es bañar a las teiboleras cuando terminan su numerito. Cuando se bajan las chicas de la pasarela, un cliente puede acompañarlas a la regadera para ayudarles a enjabonarse, tallarse, enguajarse y secarse... todo esto sin ningún costo adicional.

Eso si, el cliente termina igualmente todo empapado de agua, pero quien se va a fijar en esas cosas irrelevantes... ("mi esposa si", comentaría aquel comensal que no se animó a acompañar a la regadera a la despampanante rubia que lo invitó a tallarle la espalda)

Como todo buen table se pueden contratar bailes privados (las bailadas o los lapdances). Un lap dance es cuando la chava baila y se desnuda sobre las piernas del cliente, sobre su regazo. La ventaja de este tipo de servicio es obvia: la chica restrega todo su cuerpo en el cliente y este puede acariciarla e incluso besarla...

Como en todos los lugares de este tipo los pellizcos o los golpes (nalgadas incluidas) no son tolerados.... ni hablar de introducir dedos en los orificios de las chicas.

Los lapdances del Tabares se ofrecen en un cuarto alejado de las mesas y las miradas curiosas de los comensales. Pero es un cuarto comunal donde todas las chicas atienden a sus clientes al mismo tiempo.

En ese cuarto hay uno camastros donde el cliente se acuesta para que la chica le ofrezca un bailecito privado. El baile privado valía 200 pesos en enero de 2004 y dura dos canciones (si visitan el Tabares y se animan a contratar un baile privado, no pierdan su tiempo esperando a que pongan la versión extendida de In A Gada da Vida para animarse a pasar)...

Además de las bailadas el cliente puede invitar a su mesa a la chica de su elección para platicar con ella y tomar una copa. La copa de la dama tenía en enero de 2004 un costo de 180 pesos, sin importar que ella sólo quiera beber agua simple.

En el Tabares también está disponible el servicio completo (intercambio sexual). No todas las chicas acceden a proporcionarlo y los precios varían de chica en chica.

El servicio especial se puede conseguir dentro del mismo lugar, pero no es muy recomendable contratarlo de esta manera puesto que hay que darle un dinero a la casa. Lo mejor es ponerse de acuerdo con la chica para verse por fuera, ya sea al final de su jornada de trabajo o al otro día.

El Tabares abre pista todos los días a las 10 de la noche y cierra hasta las 5, 6 o 7 de la mañana.

Esta ubicado en la glorieta de la Diana, casi en la esquina de Farallon y la Costera Miguel Alemán.

Es muy fácil confundir al Tabares con su hermano el Chicas, pues están los dos juntitos, casi pegados puerta con puerta.

El Tabares tiene tres antros hermanos: El Chicas (con un perfil más serio, más ejecutivo), el Foxys (la característica principal de este lugar es que las chicas que laboran ahí tienen pinta de costeñitas -morenitas tostastas por el sol-) y el Tabares Papa Gallo (ubicado junto al parque Papagayo, de ahí su nombre, y con un ambiente más de rompe y rasga -show de sexo en vivo incluido-).

En temporada baja, cuando no son vacaciones, hay promociones fantásticas: por ejemplo, a cambio de 85 pesos se pueden entrar al Tabares, al Chicas, al Foxys y al Tabares Papa Gallo copa de bienvenida incluida en todos.... ¡Bendito Tabares!

Los acapulqueños, los residentes de Acapulco (nacidos o adoptados), se benefician de una promoción de antología: al comprobar que residen en el puerto tienen el derecho a no pagar cover y beneficiarse del chupe al 2 x 1... Waw...

Y sí, vale la pena visitar al Tabares por la excelente atención y el ramillete de mujeres espléndidas que ahí labora...

Sitios de interés:

Sobreviviendo a los Table-dance

La calle de Sullivan

Los masajes del aviso oportuno

La Merced

El callejón de Manzanares

El Teatro Colonial

Conasida (Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA )

Manual de uso correcto del condón

Más información sobre enfermedades de transmisión sexual


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2014 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
@feesgo
El vínculo a este documento es:

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...