Prostitución en la Merced, la Meche

13 de junio de 2003

En sus libros "Sitios de Rompe y Rasga de la Ciudad de México" y "Lugares de Gozo Retozo y Desahogo en la Ciudad de México", Armando Jiménez nos presenta reseñas de lugares como salones de baile, cantinas, hoteles de paso, congales, cárceles, bares, casas de citas, pulquerías, etc.

Desdichadamente la mayor parte de los sitios que menciona ya están cerrados desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, cuenta las hazañas y habilidades de la MATILDONA, famosa meretriz entrada en carnes. Pero esa señora, citando a Jiménez, ya se fue a ver crecer las zanahorias por abajo desde hace muchos años.

Otro lugar citado por Jiménez, la calle del Organo, sitio de encuentro con meretrices, no aparece siquiera ya en los mapas. De los lugares reseñados por Armando Jiménez son solo unos cuantos los que aún permanecen abiertos.

Los libros de Armando Jiménez son una excelente fuente de historias y anécdotas, pero no sirven de guía para los noctámbulos contemporáneos.

Es necesario actualizar la información. Inspirado por estos libros de Armando Jiménez, les presentó mi aportación a la serie con información actualizada.

Una canción del grupo la SEKTA CORE dice:

Nunca imaginó lo que le iba a suceder
Cada que se metía con las chavas de la Merced
Todo por no quererse proteger
Nunca pensó que a él se le podía a caer
¡Se te cayó el Dick!

En la Ciudad de México La Merced (también conocida como la Meche) es una tradicional zona de encuentro con prostitutas. Ver Fotos de la Merced

La Merced tiene la fama de tener las meretrices más baratas. Consecuentemente es muy frecuentada por trabajadores de bajos ingresos como obreros o albañiles. Aunque de vez en cuando, por las noches, se dejan ver jovenes de buena posición social en busca de aventuras.

En la Merced podemos distinguir dos puntos de reunión de mujeres de la vida galante:

Ha habido operativos en la Merced para perseguir y castigar la trata de personas.  Consecuentemente se han clausurado: cantinas,  hoteles, el callejón de Santo Tomás y el callejón de Manzanares. 

Pese a eso la prostitución y la trata de personas siguen siendo parte de la realidad de la Merced. Si bien por ahora ya no hay prostitutas   en el callejón de Santo Tomás y el callejón de Manzanares, las chicas sólo se cambiaron de esquina y ahora ofrecen sus servicios en:

Más aún desde el año 2012 en la Ciudad de México han clausurado burdeles y casas de citas... El resultado es que muchas sexoservidoras terminan ofreciendo los mismos servicios en las calles pero en condiciones más precarias y sujetas a la extorsión por parte de policías y funcionarios públicos. Antes no tenían padrote, ahora tienen que pagarle protección a policías y funcionarios públicos corruptos.

Mapa de Ubicación

Cargando Mapa... Espere.

Símbología:

La calle de San Pablo

Mapa de localizacion Merced La zona dorada indica el lugar donde se ponen las chavas

La calle de San Pablo corre desde la Avenida Pino Suárez y la estación del Metro Pino Suárez hasta el Anillo de Circunvalación y la estación del Metro Merced.

A lo largo de la calle de San Pablo se paran las trabajadoras sexuales en espera de clientes en ambas aceras. En San Pablo hay aproximadamente 80 en promedio.

Los clientes deben acercarse y hablarles a las pirujillas para conocer los precios y las características del servicio.

Por lo general estas puchachas cobran 150 pesos por el servicio que solo incluye hotel, condón y sexo en posición del misionero.

Algunas chavas se niegan a utilizar otra posición sexual y exigen un pago adicional (de 50 a 100 pesos) por permitir posiciones diferentes a las del misionero.

Por los 150 pesos de la tarifa convencional, las chicas no se desnudan por completo. Al llegar al hotel solo se bajan la pantaleta y se suben la falda a la cintura... ni siquiera se bajan la blusa para descubrir sus pechos. Si el cliente desea que la chica se desnude por completo deberá pagar 50 o 100 pesos adicionales.

Muchas chavas de San Pablo no aceptan practicarle sexo oral al cliente, ni aún pagándoles dinero adicional. Otras aceptan hacerlo a cambio de 50 o 100 pesos más.

Al final, el cliente terminaría pagando 150 por la chica, 100 por sexo oral y posiciones, 100 por que se "encuera todita"... Total, 350 pesos por un "servicio completo".

En la Ciudad de México hay casas de citas que por tan solo 150 o 200 pesos el cliente obtiene el servicio completo con chicas de características similares o mejores a las de la San Pablo.

Las chicas de San Pablo llevan a sus clientes a los hoteles ubicados en la zona. Los hoteles son limpios, tienen camas, regadera con agua fría y baño.

El callejón de Santo Tomás

Mapa de localizacion Merced La zona dorada indica el lugar donde se ponen las chavas

Post-Scriptum 24 de julio de 2010:

El 24 de julio de 2010 fue clausurado el local donde las sexoservidoras ofrecían sus servicios en el callejón de Santo Tomás. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal lo clausuró pues se imputa que ese lugar se utlizaba para cometer los delitos de lenocinio y trata de personas. Durante más de 20 años operó el callejón de Santo Tomás. ¿Pasará a la historia como la calle del Organo?

El callejón de Santo Tomás es perpendicular a San Pablo. Se localiza entre Anillo de Circunvalación y Topacio.

En el callejón de Santo Tomás hay aproximadamente 30 chicas. Lo novedoso de este lugar es que las chavas hacen "pasarela".

A lo largo de media cuadra las chicas caminan por las aceras del callejón de un lado a otro. El cliente potencial se para alrededor de esta improvisada pasarela, en espera de que la chica de sus sueños pase junto a él.

Cuando la chica pasa frente al cliente, este debe abordarla para hablarle y conocer los precios y las características del servicio.

Como no hay cover, como no se paga por ver, no faltan los curiosos. La calle está atestada de clientes y curiosos, totalizando unos 200 individuos. Cuando uno llega al callejón por primera vez y se encuentra semejante multitud puede llegar a pensar que acaban de matar a alguien, o que hay merolico trabajando, o que es la entrada del metro, la fila del micro, etc. Pero no, se trata de la multitud que acude a darse un taco de ojo sin tener que pagar cover o consumo mínimo.

En el callejón de Santo Tomás algunas chavas portan vestidos más atrevidos que sus colegas de San Pablo. No dejan nada a la imaginación. Abundan los escotes pronunciados, las minifaldas, los negligés, los shorts ajustados, la ropa interior usada como ropa exterior, etc.


Estas chavas cobran 85 pesos por el servicio que incluye "cuarto", condón y sexo en posición del misionero durante 10 minutos...

Al igual que en San Pablo, algunas chicas se niegan a utilizar otra posición sexual y exigen un pago adicional (de 50 a 100 pesos) por permitir posiciones diferentes a las del misionero.

En este lugar tampoco las chavas se desnudan por completo. Al llegar al "cuarto" solo se bajan la pantaleta y se suben la falda a la cintura... ni siquiera se bajan la blusa para descubrir sus pechos. Si el cliente desea que la chica se desnude por completo deberá pagar 50 o 100 pesos adicionales.

Muchas chicas del callejón de Santo Tomás no aceptan practicarle sexo oral al cliente, ni aún pagándoles dinero adicional. Otras aceptan hacerlo a cambio de 50 o 100 pesos más.

Al final, el cliente terminaría pagando 85 por la chica, 100 por sexo oral y posiciones, 100 por que se "encuera todita"... Total, 285 pesos por un "servicio completo".

Como arriba mencionaba en la Ciudad de México hay casas de citas que por tan solo 150 o 200 pesos el cliente obtiene el servicio completo, con chicas de características similares o mejores a las de la Merced.

Las chicas del callejón de Santo Tomás llevan a sus clientes a un "hotel" que se encuentra en ese mismo callejón.

En el "hotel" no hay cuartos individuales. Hay habitaciones de 4 x 3 metros aproximadamente. En esas habitaciones ponen sábanas como divisiones para crear 4 o 5 áreas de atención al público... ahí se meten las chavas a atender al cliente. Todos los "cuartos" son así, una simple sábana cumple las funciones de pared de concreto.

Me comentan que hay unos cuartos PREMIUM. Ahí las paredes siguen siendo de sábana, pero tienen espejo y existe una plataforma de concreto con una colchoneta que sirve como cama. Pero para entrar estos cuartos PREMIUM hay que hacer fila y aguardar su turno; muchas chavas no están dispuestas a esperar, a menos que se le pague una cantidad adicional.

En los "cuartos" normales, convencionales, apenas hay una colchoneta tirada en el piso. No hay espejo, ni cama, ni buró...

Lo que menos hay ahi es intimidad. Las paredes echas con sábanas ayudan muy poco. Clientes asiduos me dicen que es normal oir a los de a lado... incluso se pueden ver sus siluetas proyectadas en las sábanas, lo que es un espectáculo adicional -sin costo, faltaba más-.

También es normal que las chicas atiendan sus asuntos mientras le ofrecen el servicio al cliente. Así, mientras el cliente está en lo suyo las chicas pueden estar peleándose con la chava de a lado (por un cliente, por una mirada de pocos amigos, por una falda, etc.), cotorreándosela o recordando la reciente derrota de las Aguilas del América. El resultado es una escena mata pasiones.

Estas situaciones me llevaron a pensar que las chavas del callejón de Santo Tomás trabajan para Provida o alguna organización de ultraderecha... ¿su misión? acabar con la lujuria y el deseo sexual a partir de las pésimas experiencias que ofrecen; alabando con ello las ventajas del sexo dentro del matrimonio y la monogamia....

En los cuartos del callejón de Santo Tomás no hay lugar para asearse... no hay siquiera una palangana para lavarse las manos. Cuando la chava termina, solo se viste y sale a la calle a esperar al que sigue.

Tomen esto como advertencia si consideran acudir a este lugar para contratar el servicio. Piénselo dos veces antes de que la pasión los domine y comiencen a llenar de besos a la chica que contrataron.

Post-Scriptum 24 de julio de 2010:

El 24 de julio de 2010 fue clausurado el local donde las sexoservidoras ofrecían sus servicios en el callejón de Santo Tomás. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal lo clausuró pues se imputa que ese lugar se utilizaba para cometer los delitos de lenocinio y trata de personas. Durante más de 20 años operó el callejón de Santo Tomás. ¿Pasará a la historia como la calle del Organo?


Clientes asiduos me comentan que las chicas de la Merced en general están muy conscientes de los riesgos de su profesión y toman todas las medidas profilácticas que les enseñan en el Centro de Salud administrado por la Secretaría de Salud; pese a esto, siguen cometiendo errores elementales como abrir el empaque del condón con los dientes.

Consecuentemente las enfermedades de transmisión sexual están a la orden del día entre los clientes y las del tacón dorado.




Sitios de interés:

El callejón de Manzanares

La calle de Sullivan

El Teatro Colonial

Los masajes del aviso oportuno

Sobreviviendo a un tabledance

Fotos de la Merced

Conasida (Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA )

Manual de uso correcto del condón

Más información sobre enfermedades de transmisión sexual


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2014 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
@feesgo
El vínculo a este documento es:

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...