La invencion de un heroe: Fumiaki Kondo

15 de septiembre de 2004

Estoy convencido de dos cosas:

1) solo existe lo que la conciencia humana admite

2) el conocimiento reconocido como válido, como verdadero, es una mera convención social

Con esto en mente decidí hacer una pequeña broma y un experimento sociológico durante mis días de estudiante.

En una clase nos dejaron de tarea hacer una exposición ante el grupo sobre héroes de la historia.

Muchos compañeros escogieron a los clásicos héroes mexicanos: Francisco Villa, Emiliano Zapata, Miguel Hidalgo y Costilla, Francisco y Madero, etc.

Cuando llegó mi turno inicié mi exposición con seguridad y temple (elementos imprescindibles para el éxito de mi experimento):

"Bueno, el héroe del que les voy a hablar es FUMIAKI KONDO"

Algunos compañeros soltaron abiertamente la carcajada... el maestro quiso reírse pero su posición de garante del orden en el aula se lo impidió.

Yo no me puse nervioso, ni dubitativo y tampoco consideré la posibilidad de interrumpir mi exposición así que continúe como si nada hubiera pasado.

A grandes rasgos, mi exposición señaló que:

Fumiaki Kondo fue un militar japonés que nació en el año de 1534. Combatió bajo las órdenes de Oda Nobunaga en su lucha para reunificar a Japón bajo el gobierno del emperador.

A la muerte de Oda Nobunaga, Fumiaki Kondo se alió a Toyotomi Hideyoshi para instaurar a Tokugawa Ieayasu como emperador y fundar la dinastía de los Tokugawa que reinó en Japón desde el año de 1598 hasta 1867.

El genio militar de Fumiaki Kondo le permitió acabar con los shogunes que controlaban la mayor parte del país y mantenían a Japón fragmentado y se oponían a la autoridad del emperador.

Fumiaki también participó en la invasión japonesa a Corea, donde finalmente murió.

A medida que se desarrollaba mi exposición y presentaba nombres, lugares y fechas, las muecas de risa de muchos de mis compañeros comenzaron a desvanecerse.

Y si, al final de mi exposición quizás convencí a algunos de la existencia de Fumiaki Kondo y de otros obtuve al menos el beneficio de la duda o la credulidad que la ignorancia propicia.

Como mi exposición fue buena, a pesar de la inexistencia de Fumiaki Kondo, el maestro me felicitó. Yo me retiré orgulloso a mi asiento. Riéndome para mis adentros.

El secreto para hacer creíble la existencia de Fumiaki Kondo fue investigar sobre el período en el que supuestamente había vivido. Tuve que leer varios libros en busca de datos históricos que me permitieran recrear la época donde vivió Fumiaki Kondo. Y si a Gary Jennings le funcionó esta técnica para escribir Azteca... ¿Por qué a mi no?

Pero nunca esperé que un japonés estuviera presente en la clase.

Resulta que un estudiante japonés - llamémosle Takeshi - había venido becado a México para estudiar una maestría.

Por azares del destino, una de sus amigas mexicanas lo invitó a una clase... y precisamente asistió a la clase donde expuse la vida de Fumiaki Kondo.

Takeshi no me interrumpió durante mi exposición para desenmascarar mi farsa... quizás porque tampoco él era capaz de asegurar que Fumiaki Kondo no existía.

Al terminar la clase, Takeshi me abordó para preguntarme más datos sobre Fumiaki Kondo. Le volví a repetir lo que yo sabía: retomé sucesos históricos, fechas, lugares, batallas, etc. que realmente tenían que ver con la historia japonesa. El solo pudo decirme que nunca había oído hablar de Fumiaki Kondo en toda su vida...

Pensé que hasta ahí iba a quedar todo. Pero no fue así.

Días después me volví a encontrar a Takeshi. Takeshi le había preguntado a uno de sus amigos, que por cierto era historiador, si conocía a Fumiaki Kondo. El amigo de Takeshi negó conocer a Fumiaki o siquiera tener alguna referencia sobre él... "Y mi amigo conoce la biografía de más de 500 héroes japoneses", me dijo Takeshi.

Pero yo seguía montado en mi macho, defendiendo la existencia de Fumiaki Kondo. Me preguntó mis fuentes y yo le proporcioné los títulos de los libros que había consultado.

Pensé nuevamente que hasta ahí iba a quedar todo. Pero no fue así.

Semanas después me volví a encontrar con Takeshi... ¿de qué hablamos? De Fumiaki Kondo... Aún no lo puedo creer.

Takeshi me comentó que había revisado los libros que le había mencionado pero no había encontrado ninguna referencia, así que me pedía la fuente exacta. Le dije que no recordaba pero que iba a investigar...

La siguiente vez que vía Takeshi solamente se rió... quizás ya había descubierto la mascarada. - o, gulp, quizás me andaba tirando el perro...-

Y así como los historiadores mexicanos se inventaron al Pípila... yo me inventé a Fumiaki Kondo.

Y a todo esto... ¿Quién fue Fumiaki Kondo? Fumiaki Kondo fue un amigo por correspondencia de mi madre durante sus tiempos mozos...

Por ahí, medio escondida, mi madre conserva una foto de Fumiaki Kondo con el Monte Fujiyama como fondo. Y en esa foto Fumiaki está riéndose, quizás festejando conmigo mi audacia.


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2014 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
@feesgo
El vínculo a este documento es:

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...